Un día de celebración en el Maule Norte

Como no todo es trabajo y hay ocasiones en que es necesario descansar y agradecer, llegué a Curicó y Molina a las celebraciones del Día del Padre. En cada comuna a su estilo se les entregó un momento de diversión a esa figura que nos protegió, nos dio la vida y nos formó.

Primero, junto a nuestro concejal Javier Ahumada estuvimos en el Hogar de Cristo de Curicó. Vimos cómo nuestros adultos mayores eran regaloneados por sus hijos y fuimos testigos del agradecimiento que cada uno de ellos les entregaba a través de los abrazos y besos, pero también presenciamos el cariño de los/as funcionarios/as, o quienes por vocación iban a colaborar con la festividad. Porque es importante agradecerles todo lo que hicieron y nos dieron durante toda su vida.

Luego, nuestro alcalde de Curicó organizó una celebración llena de risas, bromas y un show artístico para el recuerdo.

¡Hasta Molina los pasajes! Es ahí donde los padres disfrutaron de la Velada de Box, donde nos encontramos con una leyenda del deporte nacional Martin Vargas. Porque no sólo de futbol vivimos, sino que queremos potenciar los demás deportes, que si tienen público, y los más de 300 asistentes lo demostraron.

Para terminar la hermosa jornada, Lontué, sector de Molina fue nuestra parada final junto a la alcaldesa Priscilla Castillo, y pese al frío luego de una campaña de seis días en que los vecinos/as de la comuna aportaron alimentos no perecibles, pañales para adultos y útiles de aseo para la obra de las Hermanas del Buen Samaritano los/as acompañamos a decir ¡Misión Cumplida!

Cansados de esperar: Trabajando juntos para una solución

Luego del sistema frontal que afectó a la Región del Maule en junio, más de 18 mil vecinos/as estaban suministro eléctrico pasados dos días de iniciadas las lluvias.

Árboles caídos, vientos intensos y daños en algunas viviendas fueron parte de las consecuencias.

Es por ello que junto a los alcaldes/as de Curicó (Javier Muñoz), Molina (Priscilla Castillo), Linares (Mario Meza) y Río Claro (Américo Guajardo) solicitamos una reunión con el Superintendente de Electricidad Luis Ávila y su equipo de Trabajo.

En ella no sólo expresamos nuestra preocupación por aquellas familias afectadas que se mantenían sin electricidad –y todas las consecuencias que ello implicó- sino que pedimos soluciones/compromisos concretos.

Con las autoridades comunales y el Superintendente llegamos a los acuerdos de exigir a las empresas eléctricas la reposición del servicio de energía donde ello no ocurría (insisto, pasado dos, tres e incluso cuatro días). Además de establecer las multas correspondientes y la compensación establecida por la Ley que se efectuará en la cuenta de la Luz del mes siguiente.

Sin embargo, como sabemos que esta es sólo la primera de muchas lluvias, también conversamos de lo necesario que es un plan de manejo de podas más eficiente, y que cada municipio tenga un sistema que permita realizar los reclamos directamente en la SEC (Superintendencia de Electricidad y Combustibles de Chile) para que estos sean traspasados inmediatamente a CGE (Compañía General de Electricidad S.A.)

Pero la tarea también se la llevó cada alcalde, porque son ellos quienes conocen la realidad de cada rincón de su comuna, por eso, para que se puedan tomar las medidas necesarias y no se acuse de desconocimiento todos los participantes debieron enviar un oficio en explicando las situaciones más complejas que se vivieron producto del temporal, especificando el sector para tomar los resguardos y tener una mejor coordinación con la empresa eléctrica. Porque cuando decimos que estamos en “cada Rincón del Maule” no sólo debemos llegar para conversar, sino que también buscar aquellas acciones que nos permitan coordinar las soluciones para nuestra gente.

Soy una afortunada de conocer el trabajo, único en el mundo, de las artesanas en crin de Rari, comuna de Colbún.

Todo en un mismo lugar: Tradición y Turismo de Colbún

Es increíble como en cada rincón del Maule las oportunidades de crecer y hacer de la zona una Región turística son infinitas. Una de esas comunas, en que además ya se ha posicionado como el lugar ideal para descansar es Colbún, no sólo por sus termas de Panimavida y Quinamavida, sino que por las tradiciones que aún se gente mantiene arraigadas.

Hace poco en este recorrido que inicié, y el gran desafío de estar en cada rincón del Maule, me llevó a la localidad de Rari, comuna de Colbún, con las artesanas de la zona que confeccionan los objetos más hermosos de crin. Colores, tradiciones y misticismo se funcionan para crear el regalo/recuerdo perfecto. Pero las mateadas y sopaipillas, que en esta época de frío son ideales, no las supera nadie. Mucho menos cuando son acompañadas de una conversación con su gente, porque para que una comuna sea grande las personas que la conforman deben serlo y en Colbún eso es así.

Con la Señora Rosalia, artesana de la zona, nos conocimos y ella me expresó sus preocupaciones, pero además me mostró su trabajo.

También logre visitar el Hogar de ancianos Teresa de Calcuta, estar junto a la presidenta y dos socias que trabajan para que nuestros adultos mayores estén en condiciones dignas. Los cuidan y protegen porque luego de que ya dieron todo su esfuerzo, se merecen el agradecimiento de nosotros.

Aún me queda un largo camino, son 30 comunas, en las que de a poco estoy regresando y conversando con sus vecinos/as para sean ellos quienes me digan qué hace falta y yo en persona me de cuenta de aquella necesidad ¡Gracias por confiar en mi a cada uno/a de ustedes!